¿Por qué las estrellas infantiles (como Amanda Bynes) enloquecen?

AmandaBynes5

Cual moscas fumigadas, las ex estrellas infantiles van cayendo una por una; si no son las fotos de Lindsay Lohan vomitada y desmayada, son las de Vanesa Hudgens desnuda, o las de Miley Cyrus fumando marihuana, y ahora las de Amanda Bynes detenida (con una espantosa peluca platinada) por posesión de drogas.

Y las mexicanas no se quedan atrás, tenemos a Belinda, quien era la reina de las telenovelas infantiles, pero de pronto la vimos con lencería ‘sado’ y una exótica peluca rosa, trepada en el regazo de un tipo, después de los rumores de desordenes alimenticios y depresión.

Pero no olvidemos a Danna Paola, quien protagonizó ‘María Belén’ a los 6 años y para cuando cumplió 14 empezó un noviazgo con Eleazar Gómez ¡de 22! Además, se dice que anda desatada y cuando le ofrecen una copa no dice “no”, a pesar de que aún no es mayor de edad.

La pregunta es ¿por qué enloquecen? Tal vez la respuesta está en el ensayo que escribió Mara Wilson, mejor conocida como la protagonista de ‘Matilda’, quien a pesar de la fama que alcanzó antes de la pubertad, es una chica con los pies en la tierra y sin escándalos.

En el trabajo, titulado ‘7 Razones por la que las estrellas infantiles enloquecen’ y publicado en la página Cracked.com, Mara explica lo difícil que es dar el salto de ser una ‘estrella infantil’ a ser adulto, dado que la fama les da innumerables ventajas a los impresionables jóvenes, en especial cuando no tienen la guía de un adulto responsable.

mara-wilson-talks-child-stars-amanda-bynes-ftr

Entre sus muchas reflexiones, Wilson culpa a los padres por empujar a sus hijos en el mundo del espectáculo, descuidarlos y luego luchar para hacer valer su autoridad y controlar a los jóvenes descarriados.

Wilson también advierte sobre los peligros de una industria que sexualiza fácilmente a los niños o los expone a material sensible que no están listos para ver. Ella recuerda que buscó su nombre en internet y encontró «una página web de fetichismo del pie dedicada a las niñas actrices».

“Combina la cantidad de cosas gratis que reciben las celebridades, con todos los regalos que les dan a los niños sólo por ser lindos, y tendrá la receta para un niño malcriado”, asegura Mara.

Sin embargo, Wilson agradece a sus padres por ayudarla a mantener los pies en la tierra: «Me hicieron compartir la habitación con mi hermana, me mantuvieron en la escuela primaria pública, y me animaron a pensar en la actuación como un hobby».

Al final, la joven dice que ser una estrella infantil «fue en general una buena experiencia, pero cada día me alegro de que no era tan famosa como las gemelas Olsen».