Lecciones de America’s Next Top Model para triunfar en la vida

America's Next Top Model

Por diversas razones, la gente suele guardar un gran resentimiento y un gran desprecio por la moda y las modelos, y por supuesto el reality show de modelos America’s Next Top Model (AMNT), que está por estrenar su 20 temporada, no podía escapar a este sentimiento.

La mayoría de la gente juzga que AMNT, producido y conducido por la ex modelo Tyra Banks, es un programa superficial, e incluso algunos llegan a tacharlo de inhumano por las críticas que se hacen a las participantes.

Sin embargo, como parte de la formación de las futuras modelos, en este show se enseñan algunas lecciones, útiles en el trabajo y en la vida en general, que le vendría bien aprender a mucha gente, independientemente de si desprecian o no las pasarelas.

Así que sacúdanse el odio que tienen por “lo superficial” y sigan leyendo.

1. Makeover – Toma el cambio por los cuernos

Al principio de cada temporada de ANTM, las participantes atraviesan por un cambio de look, el cual es escogido por Tyra para cada una de ellas. Éste es uno de los momentos de más drama: prácticamente todas las participantes sufren cuando les cortan o tiñen en cabello y muchas quedan inconformes con los cambios. Si embargo, no se dan cuenta de una cosa: el trabajo de una modelo es tomar el look que le asignan y sacarle el mayor partido posible.

Y lo mismo aplica para todos nosotros: como estamos adaptados a nuestra rutina, a un conjunto de actividades a las que ya les agarramos el modo, los cambios resultan incómodos y molestos. Sin embargo, cuando el cambio llega, en vez de aferrarse a lo conocido, hay que prepararse para aprovechar lo nuevo: la mayoría de las veces no se puede hacer nada para evitar los cambios, y cuando se puede, corremos el riesgo de quedarnos estancados en lo viejo sólo por comodidad.

2. Shit Happens – Si la vida te da limones…

Nunca falta: a veces a una participante le toca el estilista aprendiz y su cambio de look termina siendo un desastre, o resulta que a una modelo no le queda nada del vestuario seleccionado para ella, o que una tiene que desfilar con zapatos más chicos porque no anotaron bien su talla. “Sí, eso también me pasó a mí”, comenta Tyra en estas ocasiones, pero añade que, como modelos, su deber es salir y, a pesar de todo, dar la mejor cara y hacer lucir lo que traen puesto.

¿Y acaso no es también nuestro trabajo olvidarnos de las excusas y hacer lo mejor posible con lo que tenemos? Claro que no se trata de hacer milagros, sino sólo de hacer lo que nos toca aprovechando las cosas de las que disponemos.

3. Group photoshoot – Trabaja con ellos y compite con ellos

Durante la competencia, siempre hay una o varias sesiones de fotos en las que deben aparecen juntas dos o más participantes. El consejo de Tyra (y del resto de los jueces) en estos casos es que 1) las modelos deben trabajar juntas para que la foto sea exitosa, pero 2) cada modelo debe buscar destacar de manera independiente con su atractivo individual.

Suena algo paradójico, es cierto, pero en realidad es muy simple: si no cooperas con tu equipo o pareja, el resultado final no va a ser bueno, pues para que todo funcione, cada quien debe hacer su parte. Sin embargo, dentro de su propia especialidad, cada miembro debe buscar sobresalir, ya que eso le permitirá crecer individualmente sin que tenga que cargar con responsabilidades ajenas ni absorber la atención que los otros se merecen.

Temporada 12: Sandra Nyanchoka y Celia Ammerman
Temporada 12: Sandra Nyanchoka y Celia Ammerman

4. The Panel – Acepta la crítica

En cada emisión de ANTM, el panel de jueces es un momento estresante tanto para las participantes como para el espectador: primero, porque se evalúa el desempeño de las modelo en la sesión fotográfica de la semana, y porque se decide quién o quiénes serán eliminadas.

Si bien los jueces en ocasiones llegan a ser algo rudos, las críticas que hace nunca son injustificada: uno comprueba al observar las fotografías que las correcciones de los jueces en efecto mejorarían las imágenes. Sin embargo, muchas de las participantes no resisten la crítica y se derrumban o explotan.

Es cierto, a nadie le gusta recibir críticas, pero hay que tomarlas siempre con buena actitud. Primero, porque suelen venir de los superiores, y al reaccionar ante ellas de manera negativa puede parecer que tenemos problemas con la autoridad y que somos problemáticos, lo cual nunca es bueno. Segundo, porque aunque nos lleguen a molestar uno siempre puede aprender algo de una buena crítica; en el caso de las malas, basta con decir que sí a todo e ignorarlas.

5. It is not just beauty – La actitud ante todo

Al criticar el trabajo de las participantes, una y otra vez se escuchan entre los jueces frases como “Aquí se ve sólo como una mujer bonita, no como una modelo”, y la diferencia entre “mujer bonita” y “modelo” radica en la actitud: no se trata sólo de verse bien, sino de lucir las prendas, de venderlas, de proyectar una imagen de estatus y de venderse como modelos.

Y es una actitud semejante la que se requiere en diversos aspectos de la vida: no basta tener talento o habilidades para algo, sino que es necesario aplicarlo adecuadamente y demostrarles a quienes se fijen en nosotros que somos una buena elección; se trata de proyectar una buena imagen de nuestro trabajo y de nosotros mismos.

No dirás que ninguno de estos consejos es aplicable a tu caso: el modelaje profesional, aunque no lo quieran creer, tiene las mismas complicaciones que otras profesiones y áreas de la vida, y no tienen que gustarte la moda, ni las modelos, ni las pasarelas para aprovechar las lecciones que las participantes de ANTM deben aprender como parte de su formación, se trata simplemente de mirar las cosas menos prejuicios.