You are here
Home > Blog > Medios de información, hay que saber desconfiar de ellos

Medios de información, hay que saber desconfiar de ellos

Medio de Información

En general, aunque últimamente es más acentuado, existe una desconfianza generalizada hacia los medios de comunicación “oficiales”: periódicos, radio y televisión, y sobre todo hacia esta última.

La desconfianza no es inmerecida, ya que este tipo de medios suelen abordar los temas de manera inadecuada o parcial; no obstante, puede resultar nociva si no está motivada por las causas adecuadas.

Todos entendemos al mundo y nos conducimos en él a partir de una ideología, sin embargo, según el grado de fanatismo con que las aceptemos, estas ideas pueden dejar de ser una guía y convertirse en una ceguera.

Dudar de cualquier información sólo porque no coincide con nuestra manera de ver el mundo es bastante negativo: por una parte, nos estamos cerrando a conocer otras formas de pensamiento y a aceptar datos que pueden ser útiles, y por otra, se trata de una actitud dogmática completamente contraria al pretendido deseo de adquirir información veraz.

Este tipo de actitudes se pueden ver cualquier día de la semana, sin embargo, un ejemplo que recuerdo especialmente se dio durante las elecciones del 2012 en México.

En esa ocasión Google y el IFE pusieron a disposición del público un mapa en el que se mostraba el conteo de votos en tiempo real. Durante las primeras horas, cuando los votos contados representaban una cantidad poco significativa, los números de los candidatos variaban constantemente: subían y bajaban sin ninguna tendencia clara, a tal grado que durante un momento, los números de Josefina Vázquez Mota estuvieron por encima de los de Andrés Manuel López Obrador. Esto provocó que en twitter empezara a aparecer gente que aseguraba que esos números estaban “arreglados”, que era imposible que eso fuera cierto y que no había que creer en esos datos.

Por supuesto que las tendencias se fueron aclarando con el paso del tiempo, conforme aumentó la cantidad de votos contados, y Vázquez Mota pasó a ocupar el lugar que le correspondía en las estadísticas: el tercero.

¿Debemos confiar siempre en el IFE y en Google? Claro que no: no tenemos por qué confiar ciegamente en ellos, pero acusarlos de falsedad sólo porque no muestran los resultados que queremos/deseamos es un absurdo, igual que negar su información sin tomar en cuenta las condiciones en las que se produce.

Clamar que se desea información veraz y negar todo en aras de una ideología es igual o peor que creer ciegamente en lo que dicen los medios, porque uno podría terminar rechazando datos verdaderos y útiles (aunque parciales la mayoría de las veces) o aceptando informaciones completamente falsas.

Si se va a desconfiar de los medios, hay que hacerlo de manera neutral, poniendo en duda todas las fuentes (alternativas y oficiales), incluso si son compatibles con nuestra ideología; además, hay que comparar perspectivas y tomar en cuenta el contexto, de este modo, haciendo pequeñas investigaciones propias, podremos acceder de manera más veraz a los datos y mirar los hechos a través del sesgo y la parcialidad.

No podemos apartarnos de nuestra propia ideología, pero sí podemos evitar que se vuelva un obstáculo a la hora de tomar una perspectiva crítica sobre la información que recibimos.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Daniel García Madero
Pues soy Sagitario, supongo que eso debe decirles más de lo que quieren saber.
Top