You are here
Home > Cine > “No sé si cortarme las venas o dejármelas largas”, del teatro a la pantalla

“No sé si cortarme las venas o dejármelas largas”, del teatro a la pantalla

No se si cortarme las venas o dejarmelas largas

El cine mexicano se está renovando —gracias a Dios—; una prueba de ello fue Nosotros los Nobles (2013), y ahora lo es también No sé si cortarme las venas o dejármelas largas, que llegó a salas este fin de semana.

La cinta es la adaptación cinematográfica de la obra de teatro homónima de Manolo Caro, quien la escribió y la empezó a montar en teatros hace más de 10 años.

Se trata de una comedia ligera, con sus tintes trágicos y de humor negro, que se desarrolla en un edificio de departamentos de la ciudad de México, el cual es considerado tranquilo en gran parte porque los vecinos apenas si se hablan: cada uno está muy ocupado con sus propios problemas como para relacionarse con los demás.

Por una parte están Nora y Aarón, un matrimonio judío que se enfrenta a la monotonía y a la insatisfacción, por otra, Julia y Lucas, una pareja joven cuyo matrimonio es una farsa, pues acordaron casarse sólo para que la familia de Lucas no se enterara de que es homosexual, y por último está Lola, una española solitaria a la que nadie parece hacerle mucho caso… hasta que las cosas se complican.

No obstante, toda esta aparente tranquilidad empezará a caerse a pedazos a raíz de la llegada de un nuevo inquilino: Félix, quien atraerá a los vecinos de su piso en una colisión de disturbios y pasiones de cuyos efectos nadie podrá escapar.

Entre enredos, infidelidades y rencores, la cinta toca, aunque de manera superficial, distintos problemas de las generaciones recientes, como la disyuntiva entre realizarse personalmente o complacer a otros, las dificultades de aceptarse ante uno mismo y ante los demás, o el choque entre las expectativas y la realidad.

Además, el filme conjunta aspectos estéticos del teatro y del cine: los movimientos de los actores en muchas de las escenas, las tomas tomas fijas y el número reducido de escenografías retratan de algún modo la puesta en escena, pero al mismo tiempo la fotografía y los cambios de cámara aportan el dinamismo propio del cine.

No sé si cortarme las venas o dejármelas largas cuenta con la participación de Luis Gerardo Méndez, Raúl Méndez, Ludwika Paleta, Zuria Vega, Luis Ernesto Franco y Rossy de Palma, en los papeles principales, pero estén atentos, porque también puede verse a José María Yazpik, Cecilia Suárez, Marimar Vega y Anabel Ferreira salpicando el filme con pequeñas intervenciones.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Daniel García Madero
Pues soy Sagitario, supongo que eso debe decirles más de lo que quieren saber.
Top