Home / Cine / Blomkamp y “Elysium”, de la crítica social al cliché

Blomkamp y “Elysium”, de la crítica social al cliché

Elysium_film_2013Recientemente se estrenó en México Elysium, una película de Neill Blomkamp, a quien debemos Sector 9 (2009).

Del mismo modo que en su trabajo anterior, esta nueva cinta aborda temas de crítica social como la marginación y la explotación, sin embargo, en este caso todos los protagonistas son humanos.

La acción se ubica en el 2154, y se reparte entre Los Angeles y una colonia espacial llamada Elysium, a la que ha huido la parte más rica de la sociedad para evitar los problemas y la pobreza que hay en la Tierra; en cuanto a los pobladores terrestres, la parte pobre, estos permanecen explotados y sometidos.

Elysium es algo como un paraíso artificial con prados verdes, jardines, piscinas y cámaras especiales de regeneración celular que mantienen a la gente joven y sana; por el contrario, Los Angeles aparece como una ciudad abarrotada, con gente que vive en condiciones infrahumanas, que carece de atención médica y que enfrenta una gran violencia y marginación.

En este contexto, encontramos a Max de Costa (Matt Damon), un hombre de origen humilde que hace todo lo posible para poder llegar a Elysium y curarse de una enfermedad mortal, y aunque sus intenciones son completamente egoístas, sus acciones terminan repercutiendo de manera benéfica en el resto de los pobladores de la Tierra.

La cinta cuenta con una buena trama, interesantes intrigas palaciegas y, además, visualmente es muy atractiva, no obstante, en lo que respecta a la postura crítica que de Blomkamp, Elysium cae en el cliché y el estereotipo.

La historia que nos presenta está basada en la vieja idea de “pobres-buenos vs. ricos-malos”, la cual, además, está reforzada por varios estereotipos racistas: la gente de la Tierra no sólo es pobre, sino que también es morena, latina y habla español mayoritariamente, mientras que en la colonia espacial todos son rubios y bronceados, y hablan inglés.

Todo esto termina por simplificar los problemas que se denuncian: el director, más que presentar una mirada crítica de la situación, se limita a abordarla desde una perspectiva superficial, criticándola de manera simple y genérica, y proponiendo soluciones utópicas sin considerar ni los cauces que pueden seguir ni las complicaciones que pueden presentar.

Si bien con Sector 9, Blomkamp había puesto la vara alta para sí mismo, con Elysium, queda bastante por debajo de lo esperado.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Scroll To Top