You are here
Home > Televisión > “Metástasis” y las adaptaciones latinas, ¿a dónde pretenden llegar?

“Metástasis” y las adaptaciones latinas, ¿a dónde pretenden llegar?

metastasis_serie

Apenas se terminó Breaking Bad y ya se anunció para 2014 el estreno de Metástasis, una adaptación latina de la afamada serie estadounidense.

La historia es exactamente la misma, sólo que en este caso el protagonista se llama Walter Blanco y su aliado es José Miguel Rosas, y para darle un sabor todavía más latino ambos aparecen “cocinando” en un viejo camión escolar, de esos guajoloteros que les llaman.

Metástasis no es la primera (y seguro tampoco la última) serie estadounidense que se adapta a un contexto latino; baste recordar que a mediados de este año se estrenó Gossip Girl Acapulco (Gossip Girl), y anteriormente se transmitieron series como A Corazón Abierto (Grey’s Anatomy), Amas de Casa Desesperadas (Desperate Housewives) o La Niñera (The Nanny).

Las adaptaciones han surgido por diversos motivos, puede ser que la serie haya sido exitosa en ese país y se quiera replicar el éxito con talento nacional, o tal vez porque se considera que la historia es universal y, por lo tanto, relevante para diversas comunidades.

No obstante, las versiones criollas terminan siendo más o menos un fracaso si se comparan con las producciones originales: A Corazón Abierto, que fue relativamente exitosa, alcanzó sólo dos temporadas, mientras que Grey’s Anatomy ya está en la décima; Amas de Casa Desesperadas tuvo también dos temporadas, cuando Desperate Housewives alcanzó ocho, y de La Niñera se transmitió una sola, mientras que de The Nanny fueron seis, y si la historia se repite —como suele hacerlo— lo más probable es que Gossip Girl Acapulco y Metástasis sufran un destino semejante.

Pero, ¿a qué se debe que series relativamente idénticas tengan tan distintos resultados? Bueno, tal vez la razón radica justo en que son sumamente parecidas.

Mientras que en Estados Unidos, estas series reflejan de manera más o menos fiel algunos aspectos de la sociedad, al ser traídas a América Latina, se vuelven completamente irreales.

Amas-de-casa-desesperadas

La producción y venta de drogas, por ejemplo, es simplemente distinta en Estados Unidos y en Colombia, y en el caso de los suburbios, que en el país del norte son más como ciudades independientes de la metrópoli, en México suelen servir como colonias-dormitorio para gente que hace su vida en la ciudad pero que no puede vivir ahí.

Problemas semejantes aquejan A Corazón Abierto, La Niñera y Gossip Girl Acapulco: presentan un mundo que es ajeno a aquel del país en el que se presentan.

Por supuesto que esto provoca que la gente no se sienta identificada, que no establezca un lazo fuerte de empatía con los personajes ni con las historias, y que, por último, la serie termine siendo abandonada.

Podría argüírse que las series extranjeras cosechan un gran éxito a pesar de que presentan también un mundo ajeno al del espectador latinoamericano. Es cierto, sin embargo, al ser extranjeras, el espectador espera justo eso: lo ajeno, lo diferente, la presentación de un mundo que no es en el que vive. No así con una serie adaptada, que busca presentar un escenario “nacional” y que al final no lo logra.

Si es cierto que algunas series de Estados Unidos presentan historias universales que pueden ser relevantes para mucha gente, y si es por eso que son exitosas en muchos países, más que procurar la creación de adaptaciones falaces habría que buscar una mejor distribución del original: si la historia es buena, si es universal, bastará con unos buenos subtítulos o un buen doblaje para lograr que un mayor público la acepte.

Sin embargo, si a pesar de todo se empecinan en crear versiones nacionales, más que una simple adaptación habría que pensar en la creación de una historia nueva y adecuada al país y al contexto, y sólo basada ligeramente en la original.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Daniel García Madero
Pues soy Sagitario, supongo que eso debe decirles más de lo que quieren saber.
Top