You are here
Home > Travel > Y si estoy atrapado en un aeropuerto, ¿qué hago?

Y si estoy atrapado en un aeropuerto, ¿qué hago?

AtrapadoDestacada

Aunque el caos en los aeropuertos de Estados Unidos (y en todos los que tienen conexiones con los mismos) ya está pasando, nunca está de más algo de inspiración para entretenerte si tu vuelo se retrasa o, de plano, se cancela.  Así que, por si algún día te toca quedarte atrapado en un aeropuerto algunas horas o días, aquí unos consejos para ayudarte a matar el tiempo mientras logras llegar a tu destino.

Evítalo: Ya sabemos que eso está prácticamente fuera de tu control y hay situaciones en las que sólo eres un juguete del destino, peeero… debes sabes que por norma general los vuelos de la mañana sufren menos retrasos e incidencias que los de la tarde o la noche. No es una ley infalible, pero si tu vuelo matutino sufre cualquier imprevisto tendrás más tiempo para buscar alternativas de viaje… o para resignarte.

Conoce tus derechos: Ok, el clima enloqueció y tu vuelo se retrasó, o a la línea aérea se le ocurrió que era buena idea sobrevender el vuelo y te quedarás en tierra un rato. En este caso, es vital que conozcas tus derechos, así podrás reclamar y gestionar una solución al problema, desde exigir que cubran tus gastos de manutención hasta que te consigan un hotel o transporte alternativo.

Muévete rápido: En cuanto sepas cuál es tu situación, busca soluciones. Avisa a tu familia y amigos del percance, pues tal vez (aunque estén lejos) puedan ayudarte a encontrar una forma alternativa para llegar a tu destino. Si la cancelación o el retraso suceden en el viaje de ida, llama al hotel en el que te vayas a hospedar para modificar la reserva. Si tienes internet, incluso podrías cambiarla desde el aeropuerto, sin tener que llamar al extranjero.

Aeropuerto1¿Seguro de viaje? ¡Sí!: Viajar con seguro es la mejor forma de garantizar que tus problemas serán más fáciles de solucionar. Aunque a veces parece un gasto inútil, lo cierto es que se trata de un pequeño costo que te puede ahorrar muchas angustias (y dinero) si sucede lo imprevisto. Asegúrate bien qué cubre y reclama lo justo. Algunas tarjetas de crédito incluyen seguros de viaje, investiga si la tuya lo ofrece y exactamente qué cubre, pues podría protegerte por retrasos y cancelaciones de vuelos (¿alguien dijo cuarto de hotel con room service?).

Haz amigos: Aunque tu vena antisocial raye en el autismo, quienes están en tu misma situación se pueden convertir en excelentes aliados, unidos por un contratiempo. Sabemos que es una situación tensa, pero si te ganas la simpatía del personal del aeropuerto todo será más llevadero, y hasta te podrían ofrecer una solución. Esto te puede servir para conocer a pasajeros con historias interesantes y quizás hacer amigos para siempre (si no has visto la película ‘La Terminal’ es momento de reevaluar tu vida).

Explora el aeropuerto: ¡Ahora es cuándo! Es tu oportunidad para internarte con calma en los rincones y las tiendas del duty free de la terminal: prueba perfumes, pide muestras y descubre los productos más curiosos. Eso te mantendrá muy entretenido mientras esperas.

Cuélate en una Sala VIP: No es lo más fácil del mundo, aunque todo cambia si tienes una tarjeta que te dé acceso (como algunas de crédito o de fidelización de aerolíneas) pero sin duda pueden hacer más placentera tu espera. Suelen tener sillones cómodos, espacios en los que descansar y un entorno mucho más tranquilo y relajado que el resto del aeropuerto. No está de más preguntar, pues en algunos casos no son exclusivas y se puede acceder a ellas por algo más de 20 €. Más barato que un hotel y más cómodo que la sala de espera, sin duda.

Busca un lugar para dormir: Y  ponte cómodo. En caso de que no tengas derecho a una noche de hotel cerca del aeropuerto, busca un buen lugar en el que pasar la noche e intenta descansar. Puede ser difícil, pero si tienes a mano un antifaz, unos tapones para los oídos y una mantita ligera seguro que puedes dormir algunas horas, reponer fuerzas y manejar mejor eso de sentirte abandonado. Si tienes algo más de presupuesto, siempre puedes buscar habitación en algún hotel cercano.

Hagas lo que hagas, ármate de mucha paciencia, alinea tus chakras y trata de convertir el contratiempo en algo positivo, aunque no lo parezca, sí se puede.

MDR

 

Maveri RM
Periodista, Travel Planner, Productora, Community Manager, Repostera y en busca de mi siguiente oficio.
Top