You are here
Home > Travel > Cómo empacar para tu primer mochilazo

Cómo empacar para tu primer mochilazo

Si apenas vas a perder tu virginidad como trotamundos, verás que meter en una mochilita todo lo que necesitarás para un viaje es una hazaña difícil. Implica factores como física, biología, meteorología y sentido común… y el complejo arte de equilibrarlos.

La mochila es vital

Lo primero es elegir a tu compañera de viaje: la mochila, que además fungirá como tu cama y almohada en algunas ocasiones. Debes ser ligera e impermeable (esto no es opcional), de preferencia con soporte firme en la espalda. Por lo general lo mejor es buscar una muy grande, siempre y cuando puedas cargarla cuando esté llena, tomando en cuenta que de ida la llevarás (máximo) al 70% de su capacidad y al regreso ¡te faltará espacio!

La ropa: menos es más

Es indispensable revisar el clima del lugar al que vas, en específico para los días que estarás ahí, así sabrás qué tipo de ropa llevar. Determina el número preciso de prendas que empacarás y no lleves ni una más. Busca ropa muy combinable entre sí, que no necesite planchado, que no ocupe mucho espacio y que puedas ponerte más de una vez: jeans, playeras, tenis, un par de suéters y una chamarra ligera o rompevientos. Recuerda que el objetivo es estar cómodo, no hacerla de ‘fashionista’.

Si viajas por más de una semana, lleva ropa sólo para una semana y lávala durante el viaje. Ir a la lavandería en otro país es una gran forma de conocer a los locales, además, hay prendas que podrás lavar en el lavabo o regadera del hotel.

El arte de empacar artículos de higiene

Este punto es súper complicado debido a las restricciones de la mayoría de las aerolíneas: sólo puedes llevar líquidos en envases de 100 ml. o menos, todos metidos en una bolsa con cierre hermético de menos de 1 litro de capacidad.

Una opción es conseguir los kits de bolsa con envases que venden en muchas tiendas, y la otra es hacer uso de todos esas muestras de shampoo, acondicionador, jabones, pastas de dientes y cremas que todos acumulamos en las gavetas del baño. Así te ahorras espacio y corajes antes de abordar.

Enrollar la ropa antes de meterla en la maleta te ahorrará espacio y hará más fácil encontrarla sin crear caos.

El orden de los factores sí altera el producto

El primer artículo que debes meter deberá ser el último que sacarás, por ejemplo, el saco de dormir (el cual debe ser pequeño y ligero para ahorrar espacio y peso). Junto a éste empaca otros artículos que no pesen y necesitarás hasta la hora de dormir, como tu pijama (es decir, esa camiseta vieja que amas).

La mayoría de tus artículos deben quedar accesibles, así que trata de ponerlos donde no tengas que desenterrarlos, ¡los compartimentos externos te salvarán la vida! No desperdicies espacio: coloca los calcetines dentro de los zapatos.

Si vas a caminar mucho, pon los artículos más pesados en la parte superior de tu mochila, esto hará que el peso se vaya a tu cadera, la parte del cuerpo mejor equipada para cargar cosas pesadas.

Conforme pasen los días tu mochila te pesará más (en parte por el cansancio físico y en parte porque seguro irás acumulando cosas), por eso es importante que al salir de casa tu equipaje sea ligero.

Entonces, ¿qué me llevo?

  • No compres ropa nueva, es mejor que lleves aquella que conoces y sabes que es cómoda para ti.
  • Si vas a caminar mucho, lleva varios pares de calcetines de algodón.
  • Lleva tenis o zapatos cómodos que utilices en casa. Nunca, por ningún motivo, se te ocurra llevar unos nuevos.
  • Lleva unas sandalias para bañarte, así evitarás traer de recuerdito un hongo o bicho extranjero. También empaca una toalla, pues la mayoría de hostales no las proporciona (no de gratis, por lo menos).
  • Si vas a compartir habitación lleva unos tapones para los oídos, así podrás dormir y no matarás a tus ‘roomies’.
  • A menos que pienses cenar con la realeza, deja todas tus joyas y objetos de valor en casa.
  • Los chalecos con varias bolsas que utilizan los fotógrafos son excelentes para un viaje, si decides llevar uno, simplemente verifica que tenga varias bolsas con cierres.
  • Si tu destino tiene un clima muy cambiante, lo mejor es vestirte en capas, para que puedas ponerte o quitarte ropa según lo necesites.
  • Lleva un rollo de papel de baño, ya que en algunos países los baños públicos no cuentan con papel.
  • Además del botiquín con antidiarreico, analgésicos, antiinflamatorio, antihistamínico, curitas y alcohol, recuerda llevar un pequeño costurero que contenga hilo, aguja, botones y muchos seguros.
  • Bolsas de plástico, algunas grandes y otras pequeñas con cierre hermético.
  • No recomendamos llevar comida, pero sí algunos sobres de bebidas hidratantes en polvo para evitar la deshidratación en lugares muy calurosos.

Finalmente, unos días antes de partir checa que tu mochila soporte tu equipaje, cárgala y camina con ella un rato para que puedas darte una idea del peso que soportarás. Y ante todo, asegura tu mochila con un buen candado y carga las llaves en todo momento.

No olvides seguirnos en nuestro Facebook y Twitter.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Maveri RM

Periodista, Travel Planner, Productora, Community Manager, Repostera y en busca de mi siguiente oficio.

Top