You are here
Home > Cine > ‘Freaks’, uno puede salvarse de la monstruosidad

‘Freaks’, uno puede salvarse de la monstruosidad

Freaks PosterEn 1932, apareció ‘Freaks’, un filme cuya historia transcurre en un circo, el cual cuenta con un show de ‘fenómenos’; todo transcurre tras bambalinas, y uno observa cómo la trapecista Cleopatra enamora a base de engaños al enano Hans, para poder arrebatarle la fortuna que ha heredado y compartirla con su amante, Hércules.

No obstante, el enano se da cuenta de los planes que tiene la pareja contra él y decide planear una venganza, la cual, sin embargo, sale de sus manos, pues al lastimar a Hans, Cleopatra ha herido el orgullo del resto de los fenómenos, y tiene que pagar por ello un precio muy caro.

A pesar de que la historia puede parecer en la actualidad algo plana, esta película causó en su momento una impresión bastante negativa en los espectadores y precipitó la carrera de su director, Tod Browning.

Browning, que se había hecho famoso tras dirigir a Bela Lugosi en ‘Drácula’ (1931), tuvo varios problemas para encontrar trabajo luego de lanzar ‘Freaks’.

Pero, ¿qué de la película enojó tanto al público como para condenar el filme y sepultar la carrera del director?

La razón fue sin duda que todos los fenómenos que aparecen en la película son, de hecho, reales, y no se utiliza ningún tipo de maquillaje o efecto especial en ellos (salvo en una breve escena al final del filme).

Los fenómenos son filmados realizando acciones cotidianas en la medida en que sus limitaciones físicas o psicológicas se lo permiten: desde tomar una copa de vino con los pies hasta encender un cigarrillo utilizando sólo los labios, en la ausencia de cualquier otro miembro, y también plantea algunos problemas complicados sobre la vida de estos seres, por ejemplo, la vida sexual y amorosa de dos hermanas siamesas con dos hombres diferentes.

Además de esto, el filme plantea el problema sobre la naturaleza de los monstruos, pues si bien los fenómenos llaman la atención por sus malformaciones físicas y sus debilidades psicológicas, algunos personajes normales encuentran su lugar en el catálogo de la monstruosidad al exhibir una serie de padecimientos morales y sociales que los hacen igual o mas aterradores que los fenómenos.

Sin embargo, la crítica de Browning no va muy lejos, y se limita a señalar que, así como existen deformidades físicas, también las hay morales, y si bien las físicas escapan al propio control, el sujeto debe esforzarse al máximo por cuidar su carácter y su comportamiento, pues sólo de esta manera podría salvarse de ser un verdadero monstruo.

Puede que ‘Freaks’ haya perdido su vigencia, debido a que en la actualidad uno está más acostumbrado a las imágenes fuertes y a que la conclusión que presenta Browning resulte en nuestros días algo anticuada y cursi, sin embargo, se mantiene como un referente necesario en cuanto a la presentación de los fenómenos en el cine se refiere.

 

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Daniel García Madero
Pues soy Sagitario, supongo que eso debe decirles más de lo que quieren saber.

One thought on “‘Freaks’, uno puede salvarse de la monstruosidad

Comments are closed.

Top