Home / Televisión / ‘Sense8’, un review que no tiene spoilers

‘Sense8’, un review que no tiene spoilers

Sense8
Sería difícil explicar en unos párrafos las ventajas culturales que ha traído Sense8 a la producción de series y, en general, a los productos visuales que tenemos en la actualidad. Sin revelar detalles trascendentes de la serie de Netflix, vamos a dar cuenta de algunos de sus puntos más atinados, así como otros que bien podrían refinarse.

A grandes rasgos, la serie trata de un grupo de ocho personas que se conectan mental y emocionalmente a raíz del suicidio de Angelica/Angel (Daryl Hannah). Cada uno de los personajes, Will Gorski, Riley Blue, Capheus, Sun Bak, Lito Rodríguez, Kala Dandekar, Wolfgang Bogdanow y Nomi Marcas viven en un mundo lleno de desavenencias, que se vuelve aún más caótico cuando comienzan a percibir a los otros sensates, pero que poco a poco comienzan a entender y aceptar esta unión extrasensorial.

Los personajes retratan grandes temáticas como la sexualidad, la política, la religión, el género y aspectos culturales de siete países diferentes (ya que Will y Nomi son de Chicago y San Francisco, en Estados Unidos). Una perspectiva multicultural que permite al espectador, así como a estas ocho personas, comprender un poco al ‘otro’, a sentir empatía por seres tan diferentes y a descubrir la humanidad que existe dentro de ellos.

Revelar las diferentes realidades de otras personas en el mundo ayuda, necesariamente, a abrir la perspectiva que cada uno tiene con respecto a su propia cultura y la de los demás. Podemos así comprender una fe sin limitaciones como la de Kala, de Bombay; abrir la mente a una minoría como las personas transgénero, como es el caso de Nomi o ser más conscientes del machismo que se vive en países como Corea del Sur con la historia de Sun.

Los hermanos Wachowski trataron de recrear las experiencias de Estados Unidos, México, India, Corea del Sur, Alemania, Islandia y Kenia a través de personajes que hasta cierto punto podrían parecer clichés, pero tienen mucho de verdad. Cada personaje transporta a la audiencia (así como sucede con los personajes) a una vivencia real y sin maquillaje.

Sense8

En nuestro caso, podemos estar muy cercanos a la historia de Lito: un actor español de cine y televisión que debe ocultar su homosexualidad por temor a perder la carrera en la que tanto se ha esforzado. La historia tiene varias lecturas, por una parte, la importancia que se le da a la industria del entretenimiento en México, uno de los mayores productores de telenovelas a nivel mundial, así como la relevancia de personajes extranjeros dentro de este mercado. Por otro lado, el discurso de doble moral de un país donde el machismo y la libertad sexual siguen siendo temas que causan escozor, a pesar de los progresos que supuestamente se han logrado.

En esta ocasión, el retrato que se hace de México no tiene qué ver con la violencia que provoca la inseguridad (al menos no directa), ni con la pobreza o el clasismo, sino con un mundo que vemos todos los días en la pantalla, pero al mismo tiempo no estamos conscientes. Existen actores que son homosexuales y no lo dicen abiertamente por temor a que la sociedad los castigue. Existe también una relación implícita entre espectáculo y narcotráfico, que si bien en México no se ha tocado abiertamente, otros países latinoamericanos lo han hecho con mucho éxito.

Sólo hay un detalle que tal vez los mexicanos no podamos dejar pasar y es la excesiva españolización de la historia mexicana. En realidad, actualmente, sólo podemos hablar de un actor español que es protagonista en México, Iván Sánchez. No es común tener el acento ibérico en productos mexicanos, así como tampoco es común tener una estética tan española en cine y televisión. Los nombres que escogieron para los personajes tampoco son tan acertados. Lito es diminutivo de José y de Manuel, pero en este lado del charco el hipocorístico de José es Pepe, mientras que el novio de Lito se llama Hernando, un nombre que tal vez en México es más popular como Hernán.

Con las actuaciones de Daryl Hannah, Naveen Andrews, Miguel Ángel Silvestre, Alfonso Herrera, Eréndida Ibarra, Raúl Méndes y una que otra participación de Irene Azuela, Sense8 es una serie imperdible, con sus altas y bajas, pero que definitivamente muestra una revolución en la manera de contar historias entrelazadas.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Scroll To Top