You are here
Home > Libros > ‘El Principito’, Antoine de Saint-Exupéry

‘El Principito’, Antoine de Saint-Exupéry

el principitoEn 1943 apareció El Principito, un título que no es extraño a nadie en la actualidad y que, a pesar de los años, continúa siendo una lectura obligada, actual y extremadamente conmovedora.

El éxito de El Principito, escrito por el piloto militar Antoine de Saint-Exupéry, ha sido tal que se ha traducido a cerca de 250 lenguas, además de contar con numerosas adaptaciones al cine, al teatro, al ballet e incluso al anime, por si eso fuera poco, existe un parque temático de El Principito.

El libro narra el encuentro entre un piloto francés y un pequeño príncipe, quien aparece de la nada para pedirle que le dibuje un cordero, pero ése es sólo el inicio de una relación de ocho días en la que el pequeño, al narrar experiencias aparentemente inocentes, revela verdades profundas sobre la naturaleza humana.

Así, el principito, quien no conoce a los seres humanos por provenir del asteroide B 612, cuestiona aspectos como la ambición, la autoridad, el poder y el deseo de “ir hacia adelante”, y es inevitable que tanto el piloto como el lector se empiecen a cuestionar sobre sus ideales así como sobre las metas que la sociedad adulta les han impuesto.

No obstante, podríamos decir que el tema central del libro es la amistad, entendida a través del concepto de “domesticación”.

Durante su estancia en la Tierra, el principito encuentra un zorro que le pide que lo domestique, y le explica que domesticar a alguien consiste en “crear lazos”, es decir, en invertir tiempo en alguien, y en volver a una persona única en el mundo para que nosotros seamos para ella también únicos en el mundo, porque al fin y al cabo “uno sólo conoce bien las cosas que ha domesticado”.

Es únicamente al domesticar o al ser domesticados (siempre funciona un poco en ambos sentidos) que podemos encontrar amigos verdaderos y establecer relaciones auténticas con alguien.

Asimismo, a través de la domesticación combatimos la soledad, pues, aun estando separados, sabremos que en alguna parte del Universo se encuentra aquéllo que es único para nosotros, y todas las cosas, entonces, se llenan de significado y de belleza, porque todo nos hace hace pensar en nuestros amigos.

La misma historia que se desarrolla ante nosotros, la relación entre el piloto y el principito, no es sino un hecho de domesticación, y sin duda lo será también la relación entre el lector y el pequeño príncipe, pues al terminar la lectura uno no puede sino reconocer que el Universo es un lugar más bello, tras saber que en alguna parte, quién sabe dónde, un principito cuida de un cordero y una rosa.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Daniel García Madero
Pues soy Sagitario, supongo que eso debe decirles más de lo que quieren saber.
Top