You are here
Home > Cine > ‘Grace: Princesa de Mónaco’ no es tan mala como dicen

‘Grace: Princesa de Mónaco’ no es tan mala como dicen

Grace

A finales de 2013 se iban a estrenar dos filmes de princesas de la vida real que el público esperaba con ansias: Diana y Grace of Monaco, retratando un fragmento de las vidas de Diana Spencer y Grace Kelly.

Diana fue un fracaso rotundo, tanto en taquilla como en crítica, aunque la película funciona más como un drama romántico que como un retrato de la realidad. Quizá por ese motivo, Grace of Monaco vio su fecha de estreno pospuesta casi dos años. Claro, también tuvo que ver que en ambos casos, la familia real no mostró su aprobación para estas películas.

GraceEste fin de semana se estreno finalmente en México Grace: Princesa de Mónaco, y aunque tiene momentos de la espectacularidad de Hollywood, el público podría encontrar una cinta un tanto lenta, pero conmovedora, que en más de un momento se define como “un cuento de hadas”.

El filme se centra sólo en unos años de la vida de Kelly, ampliamente en 1962, durante un conflicto entre Mónaco y Francia. Presenta el dilema de una mujer que no puede adaptarse a la vida de la monarquía y extraña su carrera, por lo que cuando Albert Hitchcock le propone el papel protagónico de Marnie, ella se ve envuelta en una gran confusión. Desde luego, este dilema no es el problema principal de la cinta, sino su deber como lideresa, su trabajo humanitario y su deber como esposa y madre.

El director Olivier Dahan puntualizó que él no es historiador, por lo que su visión en esta cinta fue trasladar el glamour de una estrella de Hollywood a un miembro de la realeza. En ese aspecto, la película cumple con su función, la fotografía es espectacular y la actuación de Nicole Kidman es espléndida.

Sin embargo, cualquier persona podría darse cuenta que es un cuento, que insinuar que el discurso que da en el baile de la Cruz Roja es el que logra solucionar los conflictos políticos y económicos entre Mónaco y Francia es arriesgado. Pero también tiene momentos espectaculares, como aquel en el que Maria Callas ofrece una brillante interpretación en el baile. Maria es encarnada por la española Paz Vega, y podemos decir que este momento es fascinante, pues Dahan ya había hecho un gran trabajo de este estilo en La Vie en Rose.

Si son fans de Kidman y no les molesta que las cintas sean históricamente incorrectas, entonces les va a gustar, porque como producto cinematográfico tiene una gran belleza y hasta puede resultar inspirador.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Top