You are here
Home > Libros > ¿De verdad piensas leer ‘Inferno’ de Dan Brown?

¿De verdad piensas leer ‘Inferno’ de Dan Brown?

Inferno, Dan BrownInferno es la última novela del escritor estadounidense Dan Brown, quien saltó a la fama en 2003 tras publicar El Código Da Vinci.

Escrita en 2013, Inferno se inscribe en la colección de obras protagonizadas por Robert Langdon, un profesor de historia del arte y simbología en Harvard.

A través de esta novela, vemos a Langdon sacar bastante provecho de sus conocimientos de historia, arte y religión, los cuales le ayudan no sólo a resolver grandes misterios, sino incluso a escapar de sus enemigos y salvar su vida, e incluso, intentar salvar al mundo. (Para quienes creían que las humanidades eran ciencias inútiles).

Inferno comienza con Langdon despertando en un hospital de Florencia, herido y sin memoria sobre los hechos que lo llevaron ahí.

Pronto, el profesor descubre que hay bastante gente tras sus pasos, algunos de ellos con la intención de matarlo; sin embargo, logra escapar ayudado por la Dra. Sienna Brooks.

Juntos, deberán recorrer Florencia buscando pistas que los guíen hacia la ubicación de una plaga que amenaza a la humanidad; para hallarla, deberán descifrar diversos enigmas relacionados con La Divina Comedia de Dante Alighieri, así como con diversas obras de arte de maestros italianos.

Al comienzo, la historia se antoja emocionante, además de que se desarrolla con fluidez y dinamismo. No obstante, la emoción se acaba pronto, y llegar al final resulta una empresa algo complicada.

Prácticamente todo el libro consiste en una sola cosa: escapar. Los protagonistas se la pasan huyendo de todo el mundo, por toda Florencia y una parte de Medio Oriente, y en ocasiones lo hacen de maneras francamente absurdas, a pesar de lo cual siempre tienen éxito.

No importante qué tan profesionales, numerosos o violentos puedan ser los perseguidores, los protagonistas siempre encontrarán un truco para salirse con las suyas. (¡Hey, mira detrás de ti!)

Cuando las persecuciones se vuelven cansadas, el autor opta por darle un giro (o varios) a la trama, y de repente, la novela se convierte en un complejo cubo de Rubik.

Quienes eran buenos ahora son malos; quienes eran enemigos ahora son aliados; quienes eran buenos y se volvieron malos terminan siendo buenos, y el malo resulta no ser un científico loco, sino sólo uno desesperado.

La ‘revelación’ de la naturaleza de los personajes en vez de resultar sorprendente y emocionante, o esclarecedora, termina siendo completamente confusa. Aunque hay que reconocer que Brown cuidó todos los detalles, y evita incurrir en contradicciones flagrantes.

Sin embargo, con tanto giro y tanta huida, el autor parece descuidar el tema central de la historia: la plaga supuestamente mortal que amenaza a la humanidad.

Creada por el experto en ingeniería genética Bertrand Zobrist, la plaga es descrita como la amenaza más grande a la que se ha enfrentado la humanidad (tan grave como la peste negra), y durante el desarrollo de la historia se exploran varias de sus posibles consecuencias médicas y sociales, pero al final, el tema se queda sólo ahí sin que se le dé una conclusión adecuada.

De hecho, las últimas páginas son bastante decepcionantes, pues el mundo viene de enfrentar un “gravísimo peligro” y al autor no se le ocurre una mejor idea que terminar con Langdon mirando por la ventana del avión que lo lleva de regreso a casa. (Really, queen?)

Un problema adicional en Inferno es el deseo de demostrar erudición: el autor satura las páginas con datos de historia, arte, política, análisis sociológico y demás (algunos casi copiados de Wikipedia). Es cierto que en ocasiones son relevantes para la trama y que, de hecho, la vuelven más interesante, pero la gran mayoría parecen destinados sólo a hacerle creer al lector que tiene entre las manos un libro sesudo y culto, y que cuando lo termine será el mismo más sesudo y más culto.

Para colmo de males, muchos de esos datos son tratados desde la perspectiva de las teorías de conspiración, lo que podría llevar a algunos lectores a tener por ciertas estas creencias.

Podría parecer una crítica sañosa ésta que se hace contra Inferno, pero en realidad es muy sincera: se trata de un libro muy mediano y con varios errores, que empieza prometiendo y termina decepcionando. Así que, quienes decidan entrar al Inferno de Dan Brown, desde ahorita vayan perdiendo toda esperanza.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Top