You are here
Home > Libros > ¿Cuál es en realidad tu libro favorito?

¿Cuál es en realidad tu libro favorito?

Kenyon Cox, Nude study 2
Kenyon Cox, Nude study 2

A todos nos han preguntado alguna vez cuál es nuestro libro favorito o nuestro libro de cabecera. Las respuestas, por supuesto varían, sin embargo, ¿sabemos cuál es nuestro libro de cabecera en realidad?

Es muy fácil pensar en un libro que nos ha gustado mucho y que hemos leído más de una vez, pero tal vez un libro de cabecera sea una cosa mucho más profunda, algo que revele y simbolice nuestra identidad y nuestra forma de ver el mundo.

Podría decirse que nuestro libro de cabecera debe ser un clásico, en el sentido de que sienta un paradigma a través del cual concebimos la realidad; pero no hay que pensar necesariamente en un texto de la antigüedad remota: muchos clásicos se han escrito en una fecha más reciente.

¿Qué es un clásico, entonces? Italo Calvino explica que los clásicos son libros que “nunca terminan de decir lo que tienen que decir”: siempre es una lectura de descubrimiento, en la que el libro nos revela cosas nuevas. El libro cambia porque nosotros cambiamos.

Asimismo, es un libro que nos identifica, ya sea por similitud o por oposición: los clásicos vienen a revelarnos ideas que pasan a formar parte de nuestra vida de forma permanente. Del mismo modo, pueden reforzar ideas que ya teníamos, pero que el libro clarifica, define y fortalece con la autoridad que tiene la palabra escrita.

Por último, Calvino comenta que los clásicos son como talismanes: contienen dentro de sí una representación simbólica del universo: el clásico es para nosotros una manera de ver el mundo, es decir, todo lo que acontece a nuestro alrededor puede remitirnos a algún pasaje del clásico y viceversa, sobre todo lo que sucede en la historia que narra el clásico, pueden encontrarse ejemplos en la realidad.

Ahora bien, como se mencionó, los clásicos no se reducen a los autores antiguos, ni mucho menos a los autores “consagrados”, sino que cada uno tiene sus clásicos, sus libros talismán, sus libros que lo definen, esos libros que se renuevan con cada lectura.

Nuestros clásicos son, entonces, como espejos mágicos con ayuda de los cuales vemos e interpretamos la realidad, y más aún, a nosotros mismos. Son libros que nos conforman, que nos pertenecen y a los que les pertenecemos, porque sus historias nos han hecho lo que somos.

Para alguien entre cuyos clásicos se encuentra la Ilíada, el Cantar de Mío Cid, el Quijote, El conde de Montecristo, El Principito,  El nombre de la rosa o Cien años de soledad, estos libros narran más que historias: revelan lo más profundo de la realidad, de la humanidad y de uno mismo.

Por esta razón, la pregunta ¿cuál es tu libro favorito? o ¿cuál es tu libro de cabecera? no es (no debería ser) tan fácil de responder, pues inquiere sobre algo muy íntimo del individuo, y quienes responden con rapidez y ligereza, muy probablemente no saben qué están respondiendo, ni qué implica su respuesta: alguien que asegura que su libro de cabecera es Crepúsculo o Harry Potter, muy probablemente no ha encontrado en verdad su libro de cabecera, su clásico.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Daniel García Madero
Pues soy Sagitario, supongo que eso debe decirles más de lo que quieren saber.

One thought on “¿Cuál es en realidad tu libro favorito?

Comments are closed.

Top