Home / Blog / ¿Quién pone en riesgo a las actrices porno?

¿Quién pone en riesgo a las actrices porno?

Stoya Porn

Mucha gente suele creer que quienes trabajan en el porno o en la prostitución, al dedicarse al sexo, se exponen voluntariamente a riesgos como violaciones o ataques. Se considera esperable, incluso lógico que esto suceda.

No obstante, sería más bien esta actitud la que constituye un riesgo no sólo para quienes ejercen un trabajo sexual sino para muchas otras personas.

Recientemente, la actriz porno Sotya acusó en Twitter a James Deen, exnovio y colega, de haberla violado.

  “Cuando entras a internet por un segundo y ves a la gente idolatrando al tipo que te violó como feminista. Eso apesta”, aseguró la actriz. En un tuit posterior, la actriz comentó sobre el hecho destacando que sus repetidas negativas ante el acto al que se vio forzada.  

“James Deen me sujetó y me cogió mientras yo decía no, alto, y usaba mi palabra de seguridad. Simplemente no puedo asentir y sonreír cuando la gente lo menciona”.

Poco después de la declaración de Stoya, la exactriz Tori Lux también aseguró haber sido asaltada sexualmente por Deen.

Lux explicó al Daily Beast que Deen la violó en 2011 mientras trabajaban juntos. Los hechos habrían ocurrido en los baños del estudio para el que laboraban.

La confesión de Lux, sin embargo, se dio a conocer hasta este momento por miedo que las autoridades y la gente “creyeran que los trabajadores sexuales se ponen a sí mismos en riesgo, y que por lo tanto no puede ser víctimas de violación”.

“A pesar de que el porno es un trabajo sexual legal, que ocurre en un ambiente controlado como un set de grabación, esta mentalidad de ‘culpar a la víctima’ continúa siendo inherente a gran parte de la sociedad”, destacó Lux.

El miedo de Lux sin duda es fundado, ya que no sólo afecta a quienes trabajan en la industria del sexo, sino también a personas comunes y corrientes que ejercen abierta y libremente su sexualidad.

Miles de mujeres son responsabilizadas de sus violaciones debido a la forma en que se visten o se comportan, así como por el hecho de que vivan en pareja, y riesgos mucho mayores se consideran “esperables” para alguien que se dedica a la prostitución o al porno.

Este tipo de creencias provoca que mujeres de todo tipo, desde jóvenes estudiantes hasta bailarinas exóticas, actrices pornográficas y prostitutas, reciban menos atención a la hora de denunciar un asalto sexual, lo que reduce no sólo su posibilidad de reclamar justicia sino también de recibir ayuda médica y psicológica oportunamente.

Por si esto fuera poco, se les hace responsables de lo que han sufrido empeorando la situación por la que atraviesan.

“El silencio es lo que mantiene a los trabajadores sexuales en peligro, y el estigma es lo que nos mantiene silenciosos”, apunta Lux.

Si bien es cierto que es necesario que la sociedad cambie la perspectiva que tiene sobre el sexo y el trabajo sexual, también es importante que haya más denuncias.

Hay que romper el estigma, pero también hay que romper el silencio.

Más denuncias ante la sociedad y las autoridades permitirán no sólo tener constancia (legal, en la medida de lo posible) sobre los hechos y las acusaciones, sino que también permitirán exponer las deficiencias del sistema judiciario, así como los prejuicios existentes, para permitir (y forzar) un cambio.

De acuerdo con estadísticas del Departamento de Justicia de Estados Unidos, el 68% de las violaciones no son denunciadas. En cuanto al caso de México, las cifras son tal vez más desalentadoras: en algunos casos, más del 80% de las violaciones no se denuncian, especialmente cuando han sido cometidas por la propia pareja, según estadísticas del Instituto Nacional de las Mujeres.

Participar en la industria del sexo o ejercer abiertamente la sexualidad no son ni pueden ser por sí mismos factores de riesgo de sufrir una violación ni ningún otro tipo de ataque, son más bien los prejuicios y el estigma que existen a este respecto los que recluyen a las personas a un ámbito de vulnerabilidad.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Scroll To Top