Home / Moda / Claire Danes, Zac Posen y el controvertido vestido de la gala MET

Claire Danes, Zac Posen y el controvertido vestido de la gala MET

Por Daniel García y Eliu López

Este lunes se llevó a cabo la gala del Museo Metropolitano de Arte de la ciudad de Nueva York en donde el código de vestimenta debía estar inspirado en la colección que se exhibe en el recinto y que lleva por título Manus x Machina: La moda en la era de la tecnología, no obstante, muchos parecieron tomarlo sólo como una sugerencia y decidieron presentarse con cualquier tipo de modelos. Otros tantos, acudieron con diseños metálicos que hacían pensar en robots y máquinas.

Este año, la más aplaudida fue la actriz Claire Danes, quien llevó un diseño de Zac Posen con un corte princesa que integraba luces LED y fibra óptica para hacer que varios puntos de la prenda estuvieran iluminados. A primera vista no se diferenciaba nada de un vestido común con diseño clásico, sin embargo, la magia ocurría cuando se apagaban las luces.

Claire Danes

El diseño ha causado opiniones divididas, por lo que presentamos aquí por qué sí y por qué no apoyamos este vestido.

¿Por qué sí?

Claire DanesLos vestidos luminosos pueden no parecer gran cosa, de hecho, estos diseños han existido desde hace varias décadas, sin embargo, no se trata de simples vestidos con focos.

En ambos casos, tanto las creaciones de Posen como la de Marchesa*, se trata de vestidos concebidos desde el principio como elementos tecnológicos, como “aparatos”. Es cierto que no se ven como los últimos gadgets lanzados en las ferias cibernéticas, sin embargo, tal vez la tecnología “vestible” no se trata de eso.

Hasta ahora los wearables no han sido tan exitosos como se esperaba: los relojes inteligentes, las pulseras de fitness, las gafas inteligentes (que de hecho nunca llegaron al mercado) etc. han representado un [casi] fracaso en ventas.

La razón es que estas innovaciones no parecen poder acercar más la tecnología al usuario de lo que ya lo hace un teléfono celular: en vez de sustituir el teléfono, sólo se suman a él sin realizar ninguna tarea adicional independiente de este, lo que representaría más complicaciones que ventajas.

Tal vez la innovación en los wearables ha seguido una dirección inadecuada.

Para Maddy Maxey, instructora de códigos en Made With Code, la tecnología que ve en la ropa del futuro es bastante más simple: prendas que responden a la temperatura corporal (para evitar el calor y el frío), ropa que cambia de color (para ir siempre combinado), prendas delicadas diseñadas para que uno pueda echarlas a la lavadora (para evitar la tintorería)… o simplemente diseños brillantes que uno puede personalizar desde su teléfono o sus redes sociales.

Es cierto que este tipo de creaciones no parecen los diseños groundbreaking que uno esperaría ver para el ya avanzado siglo XXI, sin embargo, representan un acercamiento efectivo entre tecnología y moda que responde a necesidades prácticas y creativas más comunes, como la creación de diseños personales o la confección de prendas que no representen más complicaciones de las que ameritan.

Así, en estas creaciones, la tecnología vuelve de hecho a hacernos más fácil y entretenida la vida.

¿Por qué no?

Claire DanesLa gala del MET siempre se ha caracterizado por los arriesgados diseños que marcan la pauta, para bien o para mal, en el mundo de la moda. Las famosas no temen llevar prendas que poca gente logre entender o que sean ridiculizadas por no ceñirse a los modelos tradicionales. Uno de los grandes ejemplos de cada año es Sarah Jessica Parker.

Sin embargo, las redes sociales y varios medios de comunicación este año se inclinaron por uno de los más grandes clichés: el vestido que ha sido comparado con el de Cenicienta, no solo por la forma en la que está confeccionada la prenda, sino porque el arreglo de Claire Danes era particularmente similar al de la princesa de cuento de hadas. Este diseño, según señala el diario El País, “fue aplaudidísimo por todas las seguidoras de Disney de alma princesista”.

Si se trataba de mostrar cómo la tecnología había influido en el mundo de la moda, elegir un corte que se popularizó a mediados del siglo pasado e incluirle luces LED no es precisamente lo que hubiéramos tenido en mente. Además de las implicaciones culturales que tiene traer el mundo de las princesas a una gala que ha sido siempre irreverente y vanguardista.

Este tipo de vestido es muy socorrido en el mundo de las nupcias, y aunque se ha adaptado en más de una ocasión para desfilarlo en una alfombra roja, parece ser que es la primera vez que se presenta un modelo tan común y ordinario en la gala del MET. Por más que, literalmente, brillara.

Como una ironía, pasamos que Zac Posen decidiera exponer esta pieza e incluir a Claire Danes en la jugada, pero hubo otros vestidos más arriesgados que merecían la pena ser tomados en cuenta por la crítica, que esta vez se dejó deslumbrar por unas cuantas luces.

*La Kurkova.

En la misma gala, Karolina Kurkova se presentó con un vestido Marchesa decorado con rosas iluminadas con LED, los cuales cambiaban de color… según el tipo de comentarios que recibiera la modelo en Twitter.

El vestido fue creado en conjunción con la compañía IBM en un intento por crear una pieza que pudiera cambiar de apariencia según el estado de ánimo de quienes la observaran (en este caso específico, usuarios de redes sociales).

El sistema con el que vestido fue creado reconocía en los mensajes de redes sociales cinco emociones: alegría, pasión, emoción, aprobación y curiosidad, y de acuerdo con con cada uno de ellos mostraba un color diferente, pero adecuado al color de la prenda. El tipo de mensajes predominante determinaba el color de la iluminación.

Karolina Kurkova

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Scroll To Top