Home / Televisión / ‘Por Siempre Joan Sebastian’, una serie que no vale la pena

‘Por Siempre Joan Sebastian’, una serie que no vale la pena

Por Hernán Morales.

Recientemente se estrenó en México, en televisión abierta y Blim, Por siempre Joan Sebastian, la miniserie sobre la vida del “Poeta del Pueblo”, Joan Sebastian.

La serie es protagonizada por los hijos del cantante: José Manuel y Julián Figueroa, y muestra la vida del intérprete desde su infancia hasta los últimos años de su vida.

Además, la “bioserie” es realizada por Televisa y producida por Carla Estrada, a quien debemos telenovelas afamadas como Quinceañera, Lazos de amor o Amor Real.

No obstante, Por siempre Joan Sebastian podría ser descrita como aburrida, cursi y con un filtro desesperante e innecesario.

Por siempre Joan SebastianSi bien la caracterización de José Manuel como su padre es bastante rescatable, la actuación de Julián, quien da vida al cantante a los 20 años, deja mucho que desear: parece que recibió lecciones de actuación de su madre, Maribel Guardia, ya que su esfuerzo es nulo, asimismo, un acento de “mirrey” se asoma en el primer capítulo.

Otros integrantes del elenco en el primer episodio son Lumi Cavazos, la pobre Tita de Como agua para chocolate, quien interpreta a la madre del cantante, y Adalberto Parra como el patriarca de la familia Figueroa, quien considera que gritar es lo mismo que actuar.

Lo que vimos en el capítulo inicial fue el despertar del cantante a la vida artística y el inicio de su búsqueda por la fama, al punto de ingresar al seminario. Aunque suene interesante, la historia no atrapa y se presenta al joven Joan Sebastian como un noble muchacho que le haría competencia a Marcelino Pan y Vino.

Lo imperdonable de Por siempre Joan Sebastian es la ambientación: un viaje de incoherencia que inicia en la década de los cuarentas, continúa en 1968 y se estrella estrepitosamente en 2002 y 2016. Si los realizadores adecuaron Taxco en el año 68, ¿por qué demonios aparecen autos del 2016 y por qué los extras visten con ropa de nuestra década?

Por siempre Joan Sebastian

Otro detalle aberrante: si en 2002 no existían tabletas o teléfonos celulares de alta tecnología, ¿por qué la gente graba al llamado “Poeta del Pueblo” con esos dispositivos?

El uso de filtro y la fotografía se unen a la colección de desaciertos. Se comprende que la tonalidad sepia es para evocar al pasado. Sin embargo, el mal y excesivo uso de este color reduce la calidad de imagen. Ahora que si el sepia es utilizado para esconder errores anacrónicos, la producción se equivocó terriblemente.

De ser posible, evite esta obra maestra del mal gusto que no hace sino evidenciar el retraso que sufre Televisa en materia de entretenimiento, y prepárese, porque si aún se dispone a torturar sus sentidos con esta miniserie, en algunos días más aparecerán en escena Livia Brito, dando vida a Maribel Guardia, y otros ilustres egresados del CEA, la escuela de actuación de Televisa.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Scroll To Top