You are here
Home > Música > 11 años después, ‘Confessions on a dance floor’ sigue siendo un disco primordial

11 años después, ‘Confessions on a dance floor’ sigue siendo un disco primordial

Madonna

Fue el 11 de noviembre de 2005 cuando el disco Confessions on a dance floor se lanzó a la venta, a solo unas semanas de que el primer sencillo Hung Up apareciera en las estaciones de radio y colocara a Madonna nuevamente en la cima del pop mundial.

El Confessions había sido precedido por un disco muy controvertido, con temas personales y ritmos experimentales a cargo, mayoritariamente, de Mirwais Ahmadzaï. Madonna había estado trabajando con este productor para su nuevo álbum, pero el camino que estaba tomando el material no parecía ser el indicado. Por eso, el productor elegido para materializar la visión de la cantante fue Stuart Price.

Stuart no era ajeno a la creación de éxitos dance, ni al trabajo de Madonna. El músico ya había colaborado con ella en la gira Drowned World Tour y fue él quien hizo el remix de Hollywood que Madonna inmortalizó con su performance en los MTV VMA’s de 2003. Sí, el que realizó con Britney Spears y Christina Aguilera.

Tras la carga política que había acarreado con American Life, Madonna quería volver a ser la artista divertida y bailable que había sido 5 años antes, pero esta vez no utilizaría el moderno electropop de Music, sino que su estética estaría orientada al dance y disco de los 70 y 80.

El primer sencillo tuvo el acierto de samplear y modernizar una de las canciones más icónicas de la cultura popular, Gimme! Gimme! Gimme! de ABBA, y transformarla en un nuevo himno de empoderamiento. El resto del disco, construido como un repertorio de DJ, oscilaba entre la simpleza de los coros de Hung Up y Sorry, y la profundidad de temas como Let It Will Be o Isaac.

Madonna celebraba 22 años de trayectoria con un disco que le regresaba su sitio en las listas de ventas y listas de popularidad alrededor del planeta, ganando incluso un récord Guinness por ser el álbum número uno en la mayor cantidad de países en el mundo.

Considerado por muchos como el mejor disco en la carrera de Madonna, Confessions on a dance floor es una pieza inigualable, incluso en su propio repertorio, además de marcar el inicio de una etapa dedicada a la música pop más comercial que ha dado como resultado sus últimos tres álbumes de estudio: Hard Candy, MDNA y Rebel Heart.

A 11 años de su lanzamiento, Confessions sigue siendo referencia en la discografía de la cantante y en la historia de la música pop, además de lograr que nadie pueda quedarse sentado si empieza a sonar el sampleo de ABBA o si de pronto escuchamos disculpas en diferentes idiomas.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Top