You are here
Home > Cine > Guardianes de la Galaxia Vol. 2: El remedio infalible para dormir

Guardianes de la Galaxia Vol. 2: El remedio infalible para dormir

No sé si fue porque tuve un fin de semana con poco descanso o porque la película no logró atraparme con la historia del origen de Peter Quill, pero resulta vergonzoso admitir que me dormí en más de una ocasión mientras veía Guardianes de la Galaxia Vol. 2.

La segunda escena, donde se presentan los créditos, parece ser la antesala de todo lo que nos espera en una aventura que dura 2 horas 18 minutos, pero que se siente mucho más larga. Esta apertura presenta la batalla de los Guardianes de la Galaxia contra un monstruo espacial, pero toda la pelea está enfocada en los bailes de Baby Groot.

En 2014, cuando se estrenó la primera parte, el público y la crítica estaban muy satisfechos por la forma en la que se incorporó el humor y la aventura a la cinta, donde los personajes tuvieron muy buena química y funcionaron como un todo. Al tratar de repetir la fórmula, algo no funciona completamente.

El guion carece de un poco más de sustancia y eso se nota con el exceso de escenas de acción. Disparos, persecuciones y peleas se apoderan de la historia, y para eso no se necesitan casi dos horas y media.

Por otra parte, los chistes se sienten mucho más simples, por debajo de otros trabajos como su antecesora, Ant-Man o Deadpool.

Si bien no es la peor película de Marvel, es un inicio raro para la tercera fase del Universo Cinematográfico, que comenzó con el estreno de Doctor Strange, una película que, si la comparamos con Guardianes de la Galaxia Vol. 2, supera todas las expectativas.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Top