You are here
Home > Música > Así estuvo el ‘Rage & Rapture’, con Garbage y Blondie en México

Así estuvo el ‘Rage & Rapture’, con Garbage y Blondie en México

Por Raúl Suárez.

Durante cuatro horas repletas de éxitos y cóvers, el Palacio de los Deportes fue el escenario para dos bandas legendarias: Garbage y Blondie cumplieron el sueño de miles de personas la noche del lunes 14 de agosto.

Mientras todos se preguntaban quiénes iban a ser los teloneros del evento, el personal acomodaba a los asistentes, que se encontraban bastante tranquilos. Pero las ansias se empezaban a acumular entre el público, y al cuarto para las nueve Shirley, Duke, Steve y Butch aparecieron en el escenario.

Sin previo aviso comenzaron con ‘No Horses’, su último sencillo lanzado la semana pasada. Y aunque la gente no terminaba de llegar, los gritos ya se escuchaban en todo el recinto.

Una tras otra fueron cantando éxitos de discos más lejanos, como ‘#1 Crush’ y ‘Sex is not the enemy’, los cuales fueron coreados por la emocionada muchachada que seguía llegando al concierto.

Shirley se detenía entre una y otra rola para interactuar con la audiencia. Muy emocionada dio varias palabras de agradecimiento por la calurosa recepción de la banda al país. Expresó que en 22 años que tienen viniendo, desde la primera vez ha sido una experiencia increíble para ellos.

Después de ‘I think I’m paranoid’, hizo otra interrupción, esta vez más corta, para hablarle a su público LGBT. Expresó que siempre ha sido defensora de la diversidad y entonces, con la audiencia ya más llena, cantó ‘Cherry Lips’.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando cantaron ‘Cup of Coffee’, rola que en contadas ocasiones la han tocado en vivo.

Para cerrar su momento, se acercaron a sus principios musicales: ‘Stupid girl’, ‘Only happy when it rains’, y cuando ‘Push it’ empezó, la audiencia gritaba con ellos.

Y entonces, los que asistimos entendimos que los teloneros habían sido ellos. ¿Podía ser eso posible? La banda estelar estaba por comenzar: Blondie.

Empezando con una de las más emblemáticas: ‘One way or another’. Toda la gente de pie, las pantallas en el fondo se encendieron con hipnóticos visuales que en su mayoría eran semejantes a todo el concepto de su último disco: planetas, flores y mucho color.

Los éxitos seguían y seguían: ‘Fun’, ‘Call Me’, ‘My Monster’, ‘Atomic’, y no podían faltar ‘María’ y ‘Heart of glass’.

Debbie, Chris y Clem tuvieron la mejor energía posible, prendieron el palacio como pocas bandas lo logran. Los beats, las guitarras y la voz de Debbie, que aún tiene un registro hermoso, llenaron con tanta alegría todo el lugar.

Se despidieron, pero no sin antes regresar a tocar tres canciones más, incluyendo un cóver de ‘My heart will go on’, de Céline Dion, y ‘Dreaming’.

Los que estuvimos ahí sabemos que fue una noche legendaria, llena de magia con las dos más guapas mujeres y con los músicos más comprometidos con su público. Dos bandas que cerraron su gira en la CDMX y que esperamos que sigan haciendo lo que miles amamos de ellos.

Don't be shellfish...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone
Top