La oportunidad de Lady Gaga para dar el vuelco a su carrera

#AStarIsBorn

A post shared by Lady Gaga (@ladygaga) on

Con el lanzamiento del adelanto de A star is born, película protagonizada por Lady Gaga y Bradley Cooper, una nueva faceta en la carrera de la cantante comienza a abrirse paso, anticipando grandes expectativas en los próximos meses.

Aunque no se trata de su debut actoral, pues en 2016 fue premiada con un Globo de Oro por su participación en la serie de televisión American Horror Story: Hotel y cuatro años antes tuvo un papel pequeño en la cinta Machete Kills, sí es su primer protagónico en la pantalla grande.

Sus aspiraciones para dominar los sets de grabación, de la misma manera que lo hace con los escenarios musicales, nunca han sido secretas. Sin embargo, luego de un traspié en su carrera como cantante, tal parece que ha encontrado en el séptimo arte una manera de expresarse artísticamente.

El último álbum que grabó, Joanne, no tuvo los resultados esperados. De hecho, podría considerarse el disco menos exitoso en su carrera al haber vendido solo un millón de copias a nivel mundial en 2016, si tomamos en cuenta que The Fame rebasó los 15 millones desde su debut.

Aunado a la tibia recepción del disco, Lady Gaga se vio obligada a reducir el tour promocional por cuestiones de salud, debido a los fuertes dolores que sufría por la fibromialgia.

De esta etapa se puede rescatar el documental Gaga: Five Foot Two, en el que se mostró el proceso creativo detrás de la grabación de Joanne, así como los preparativos para su presentación en el espectáculo del medio tiempo del Super Bowl. Una cosa estaba clara: Lady Gaga ya no quería ser la estrella excéntrica que se lanzó a la cima del mundo hace 10 años.

Tal vez no sea casualidad que el proyecto cinematográfico, que había caído en manos de Bradley Cooper, llegara también a la vida de Gaga. Meses antes había terminado su compromiso matrimonial con el actor Taylor Kinney y estaba por enfrentar el fracaso musical con Joanne, pero según revela en el documental, las grabaciones de la cinta le ayudaron a enfrentar con mayor optimismo su corazón y cuerpo rotos.

Beyoncé, una de las grandes amigas de la cantante, llevaba años al inicio de la lista para protagonizar este remake, sin embargo, fue Lady Gaga quien finalmente logró concretar el proyecto.

Pocas son las cantantes que han logrado cruzar exitosamente a la actuación, pero si Gaga ha demostrado ampliamente ser un personaje histriónico, bien podría dar una enorme sorpresa.