‘The Good Place’ es la mejor opción que encontrarás en Netflix y te decimos por qué

Pocas series pueden resultar tan cautivantes como The Good Place. Aunque al principio parece ser un programa modesto con un argumento un tanto fuera de lo común, conforme avanza se puede apreciar la complejidad de sus personajes, así como los giros en la trama que no dejan de sorprender a los espectadores.

Hasta el momento lleva tres temporadas y la cadena NBC ya confirmó una cuarta. En México y otros países se puede disfrutar completa a través de Netflix.

La historia se centra en Eleanor Shellstrop (Kristen Bell), una mujer que despierta en la vida después de la muerte, para descubrir que se encuentra en el lugar bueno, una versión libre del cielo y que se acomoda a todo tipo de creencias religiosas. Sin embargo, se da cuenta de que hay un error, pues ella no es quien debería estar ahí.

En el lugar bueno, Eleanor comienza a relacionarse con otros personajes como Chidi Anagonye, quien es su alma gemela, Tahani Al-Jamil, una chica pretenciosa y condescendiente, pero de buen corazón, y el monje budista Jianyu. El lugar es controlado por Michael, el arquitecto que diseñó el vecindario, y Janet, un ser artificial que cuenta con todos los conocimientos del universo.

Uno de los puntos más interesantes de esta serie es la inclusión explicita de enseñanzas filosóficas, ya que los personajes están envueltos en varios predicamentos morales que son explicados y muchas veces resueltos por Chidi, que en su vida en la Tierra se desempeñaba como profesor universitario de ética.

View this post on Instagram

Life comes at you fast. #TheGoodPlace

A post shared by The Good Place (@nbcthegoodplace) on

Al terminar la primera temporada y durante la segunda, es difícil imaginar cómo el desarrollo de la serie podría sustentarse sin parecer aburrida o repetitiva, pero los giros en la historia resultan gratos y permiten un avance orgánico y nada forzado.

Por si fuera poco, la comedia está tan bien escrita que las risas están garantizadas, pero también permite meditar por unos momentos el significado de la vida, la muerte y las acciones que garantizan una vida eterna en el lugar bueno.